Tipos de visas en Colombia

visa_colombia_1Tipos de visas en Colombia

En el mundo se escribe mucho sobre Colombia y, lamentablemente, en la mayoría de las ocasiones es para reflejar alguno de los tantos problemas que afecta a la rica nación sudamericana. Secuestros, violencia, narcotráfico parecen estar a la orden del día y no pocos lo pensarían dos veces antes de viajar a Colombia; pero la realidad es mucho más compleja y aunque ciertamente existen problemas, no son tantos como se intenta mostrar en ocasiones. Allí ha proliferado el turismo, así como la idea de invertir en Colombia. Por ley, los extranjeros siempre serán bienvenidos en el país y esta hospitalidad es uno de los valores fundamentales que, orgullosamente, exhiben los colombianos.
Allí se reciben con particular atención a los profesionales, intelectuales y que ayuden al desarrollo educacional del país; además, a los inversores que decidan establecer negocios en la nación o en actividades productivas, para de esta manera ampliar la creación de empleos y diversificar la exportación de bienes y servicios de Colombia.
Al igual que sucede en todas las naciones, para entrar a Colombia un visitante foráneo debe poseer una visa, otorgada por el Ministerio de Asuntos Exteriores. De acuerdo con las leyes colombianas, no es lo mismo la visa que los permisos de entrada y continuidad que ofrece la Administración del Departamento de seguridad, más conocido por sus siglas, DAS, a los visitantes que no requieran visas, según las leyes del país.
Estos permisos, otorgados por el DAS, son para visitas cortas y la persona no puede permanecer en el país más de 180 días. Por lo general lo reciben periodistas, personas que desarrollan actividades comerciales o académicas. En la lista también se incluyen los deportistas, científicos y artistas.
No obstante, poseer una visa no es un permiso para toda la vida, pues esta puede ser cancelada ante diferentes situaciones, entre ellas la expiración del término por la que fue otorgada, por una orden judicial de una autoridad competente, o cuando el poseedor de una visa de negocios sobrepasa el término de seis meses que se concede para las entradas al país. Los motivos para la cancelación de una visa continúan, pues también puede perderse cuando la persona que tenga una visa temporal decide estar fuera del territorio nacional por más de 6 meses consecutivos; además, por la expedición de una nueva visa o por la solicitud expresa, por escrito, de la persona que había recibido una visa.
En Colombia existen diferentes tipos de visas: de cortesía (por lo general se ofrece a las personas con pasaporte diplomático y es libre de costos); de negocios (se otorga a los directivos y ejecutivos de compañías foráneas que mantengan un vínculo cercano con empresas locales o extranjeras radicadas en Colombia); a miembros de tripulaciones aéreas (esta solamente se otorga a los miembros de tripulaciones de aerolíneas que hagan escala en el país y también a las tripulaciones de yates o botes y cuesta 100 dólares estadounidense); la visa temporal (posibilita múltiples entradas al territorio nacional, aunque no se entrega a personas que vivan en Colombia por un tiempo superior a los seis meses de forma continua, además, los que reciben este tipo de visa tienen que registrarse ante el DAS y allí recoger su Cédula de extranjería); la visa de trabajo (una de las más demandadas, pues es válida por dos años, pero solo es emitida cuando las autoridades reciben la petición de la compañía, entidad o individuo que solicita los servicios de la persona extranjera, su costo es de $ 205); al cónyuge (sencillo: cuando alguien se desposa con un/a ciudadano/a  de Colombia, su costo es de $ 160); a los familiares de un ciudadano de Colombia (su precio es de $ 160); visa temporal por motivos religiosos (este  tipo de visa es más específico, ya que el extranjero debe demostrar que pertenece a la jerarquía de algún grupo religioso y que durante  su visita al país solo llevará a cabo actividades de orden religioso, su costo es de $ 155); visa para estudiantes (la reciben las personas que desean estudiar u obtuvieron una beca para una institución docente colombiana, su precio es de solo $ 40); una visa temporal especial (esta se otorga, por ejemplo, a personas retiradas que desean vivir en Colombia, a los que necesitan un tratamiento médico, a los interesados en adoptar o contraer matrimonio, a las organizaciones no gubernamentales, a los socios o propietarios de establecimientos comerciales en Colombia, a los refugiados o que buscan asilo político); la visa de residentes (permite múltiples entradas al país, no expira a no ser que la persona se ausente por un período superior a los dos años del país, además, la que reciba este tipo especial de visa tendrá que registrarse ante el DAS, para así obtener su Cédula de extranjería); un octavo tipo de visa es el de visitante (se ofrece al extranjero que llega a Colombia sin intenciones de establecer allí su domicilio definitivo y tiene tres modalidades, 1) turista 2) técnico visitante 3) visitante temporal). Por último está la visa de beneficiario, la cual se otorga al marido, mujer, pariente o hijo del ciudadano extranjero que acaba de recibir algún tipo de visa. Por supuesto, la persona tendrá que demostrar el parentesco para acogerse a esta modalidad de visa y el precio es uno de los más altos, $ 205. No obstante, es importante aclarar que a partir de los acuerdos que ha firmado el gobierno colombiano con otros países, existe una larga lista de 73 naciones cuyos ciudadanos no necesitan de una visa de turista para entrar en Colombia.